De lo que Janus v. AFSCME trata en verdad
¡Se trata de libertad! AFSCME

Cuando la gente trabajadora tiene la libertad de expresarse a través de sus uniones, logramos avances que benefician a todos. Lo último que necesita Estados Unidos es un ataque contra la libertad de los trabajadores de formar uniones fuertes para hablar por nosotros mismos y nuestras comunidades.

Desafortunadamente, atacar la libertad de la gente trabajadora es exactamente lo que intenta hacer el caso llamado Janus v. AFSCME. Aunque involucra a un único empleado estatal, el caso está financiado por la National Right to Work Foundation y el Liberty Justice Center, parte de una red controlada por multimillonarios y CEOs de corporaciones que usan sus masivas fortunas para cambiar las reglas del juego a su favor.

Bajo la ley actual, cada maestra de escuela, oficial de policía, cuidador de niños y cualquier otro trabajador público puede elegir si formar o no parte de su unión, pero la unión tiene el deber de negociar en representación de todos los trabajadores ya sean éstos o no miembros. Puesto que todos los trabajadores se benefician de los esfuerzos de la unión, es justo que todos contribuyan algo para cubrir sus costos. Y es por ello que hace 40 años el Tribunal Supremo de Estados Unidos aprobó de forma unánime los acuerdos sindicales conocidos en inglés como “fair share”.

El caso de Janus v. AFSCME es un esfuerzo de poderosos intereses corporativos para volver ilegales las cuotas “fair share”. Empezó en Illinois como una trampa política por el Gobernador Bruce Rauner, quien poco después de asumir su cargo emitió una orden ejecutiva y presentó una demanda con este objetivo.

Este caso no cambiará la simple verdad de que nadie está obligado a unirse a un sindicato y nadie está obligado a pagar ninguna cuota que vaya a los candidatos políticos. Eso ya es la ley de la tierra. Este caso trata de erosionar la libertad de los trabajadores de reunirse, de hablar entre ellos y de mejorar sus vidas negociando para que las reglas sobre beneficios, horas y salarios sean más justas.

En una reciente entrevista con la derecha Hoover Institution, el gobernador Rauner dejó caer el engaño de que su asalto a los sindicatos es sobre la política económica, diciendo que no tiene nada que ver con el presupuesto. En cambio, dijo, se trata de “cambiando la cultura y la estructura de poder en Illinois “. Eso significa inclinar la balanza de nuestra economía y nuestra democracia aún más contra la gente regular, mientras que acumula más riqueza y poder para CEOs millonarios como él.

Los miembros del sindicato saben que sólo hacemos progresos cuando nos reunimos, no sólo para nosotros sino para mejorar las vidas de todos. Entendemos que la libertad real es algo más que ganarse la vida; También se trata de poder ver al médico, asistir a una conferencia de padres y maestros y ser voluntario en la comunidad.
AFSCME


CONTRIBUTOR

Roberta Lynch
Roberta Lynch

Roberta Lynch, directora ejecutiva del Concilio 31 de AFSCME. Roberta Lynch is the executive director of AFSCME Council 31, which represents 100,000 active and retired public service workers. Lynch is the co-author of "Rusted Dreams: Hard Times in a Steel Community" (University of California Press), which chronicles the decline of the steel industry in the Calumet region.

Comments

comments

MOST POPULAR