Respuesta a la aprobación condicional en Nebraska del oleoducto KXL
Northern Plains Resource Council

Lincoln, NE — La Comisión de Servicios Públicos de Nebraska rechazó hoy la ruta preferida de la petrolera TransCanada para construir el oleoducto Keystone XL, y en su lugar otorgó una aprobación condicional a lo largo de una ruta que la compañía había advertido que sería impracticable. El permiso permitiría a TransCanada construir el oleoducto de crudo bituminoso a lo largo de la ruta de otro ya existente, el Keystone I, en lugar de la trayectoria preferida.

El oleoducto está diseñado para transportar el crudo más tóxico del mundo desde Alberta, Canadá, a lo largo de Nebraska, hasta el Golfo de México, amenazando los terrenos, el agua y las comunidades aledañas.

Pese a esta aprobación condicional de los reguladores de Nebraska, sigue siendo improbable que el proyecto siga desarrollándose. Muchos analistas de la industria creen que el proyecto es innecesario debido a la falta de demanda de mercado para el crudo bituminoso. TransCanada ha tenido problemas en el reclutamiento de clientes, y aunque dice tener apoyo para el proyecto, todavía carece de compromisos firmes.

La compañía también necesita permisos federales previos del Cuerpo de Ingenieros del Ejército y la Oficina de Gestión de Terrenos para que empiece la construcción, y la querella federal del Sierra Club y otros grupos contra la aprobación del proyecto por parte del Departamento de Estado sigue vigente.

Hace solo unos días, el Keystone I reventó, vertiendo más de 210.000 galones de crudo en Dakota del Sur.

Como respuesta, el director ejecutivo del Sierra Club, Michael Brune, emitió la siguiente declaración:

“Cualquiera que sea la ruta, transportar más crudo bituminoso a lo largo del corazón de Estados Unidos a expensas del clima y las comunidades aledañas sigue siendo inaceptable. Pese a la decisión de la Comisión de Servicios Públicos, millones de personas de todo el país seguirán oponiéndose y exigiendo que el Keystone XL nunca se construya. Es decepcionante que la Comisión se haya puesto del lado de una petrolera multinacional extranjera en lugar de proteger los intereses de comunidades estadounidenses que estarían amenazadas por este oleoducto. Aún así seguimos confiados en que el Keystone XL nunca se construirá.

“El Sierra Club y sus aliados continuarán explorando todas las opciones legales para combatir este proyecto y proteger el agua y la salud de las comunidades aledañas, y el clima de todos. Nuestro movimiento derrotó este proyecto una vez y volverá a hacerlo”.


CONTRIBUTOR

Michael Brune
Michael Brune

Michael Brune is the executive director of the Sierra Club.

Comments

comments