Campaña de los Pobres: ‘Somos los votos decisivos en estas elecciones’
Thomas Reed | People's World / Mundo Popular

WASHINGTON—Al declarar que “nosotros somos los votos decisivos” para decidir las elecciones de este otoño, miles de personas de todo Estados Unidos se concentraron en Washington el 29 de junio para movilizar a millones de personas pobres y de bajos recursos para que votaran antes del 5 de noviembre o el 5 de noviembre, y para advertir a los políticos que arriesgan su propio poder si no prestan atención a ese llamado.

La campaña obtuvo un gran apoyo de organizaciones progresistas, incluidas la AFL-CIO, los empleados de servicios 1199, los trabajadores de la atención médica, los maquinistas, los trabajadores de las comunicaciones, los empleados del gobierno, los trabajadores postales, el Sindicato Amalgamado de Tránsito y AFSCME. También marcharon grupos religiosos judíos, protestantes progresistas y musulmanes.

Los activistas enfatizaron que la cantidad de personas pobres y de bajos recursos en los EE. UU., 140 millones (antes de la pandemia de coronavirus), es suficiente para hacer oscilar a los estados indecisos y cambiar los resultados políticos hacia arriba y hacia abajo en las urnas, si votan. La campaña se ha fijado el objetivo de registrar y movilizar a 15 millones de nuevos votantes pobres y de bajos recursos para las elecciones de este otoño.

Todas las organizaciones, incluido el CPUSA, que tenía al menos dos docenas de miembros marchando –junto con dos grandes pancartas– también son parte de una gran coalición concentrada para derrotar al incipiente fascismo del candidato presidencial republicano Donald Trump y sus legiones nacionalistas blancas. Otros carteles dicen “¡Organizaos por la paz!” y “¡Di no a la guerra!”

Pero para que los políticos escuchen las demandas de los pobres, incluida la plataforma de 17 puntos de la campaña, será necesaria mucha más movilización y lucha. Su difícil situación ciertamente no es el tema principal en la discusión mediática del primer debate presidencial.

“No nos importa qué tipo de debate se tenga, si no se tiene un debate que pregunte a los candidatos cuál es su postura respecto de los salarios dignos, el trabajo y la atención médica, ese es el fracaso”, dijo el copresidente de la campaña, el reverendo William Barber II.

En cambio, la clase charlatana de expertos de los medios, instigados por la máquina de ecos de la derecha, se centró en el desempeño ocasionalmente vacilante del debate de Biden e ignoró las fanfarronadas, las fanfarronadas y las mentiras descaradas de Trump. Las historias en los principales medios de comunicación dicen que los grandes donantes quieren que Biden abandone la carrera y deje que la Convención Demócrata a finales de agosto en Chicago elija un reemplazo.

Para los activistas, la difícil situación de los pobres prevalece sobre todo, especialmente porque, señaló Barber, la pobreza es la cuarta causa anual de muerte en los Estados Unidos.

Ir sin atención médica

Millones más carecen de atención médica porque no pueden permitírsela, el calentamiento global es una amenaza existencial y los pobres padecen viviendas deficientes y a menudo se ven atrapados en “callejones del cáncer”, especialmente en el Sur. Y la mayoría de los trabajadores estadounidenses carecen de derechos fundamentales en el trabajo.

Mientras tanto, el presupuesto militar es ahora de 1 billón de dólares al año y los predicadores de derecha vinculan al Partido Republicano con Dios y el nacionalismo blanco. “Tenemos que combatir esta herejía del nacionalismo cristiano”, dijo Barber.

Los activistas exigen la reversión de todas esas tendencias y señalan, como dijeron Barber y la copresidenta, la reverenda Liz Theoharis, que los profetas bíblicos judíos y cristianos denuncian la represión económica y política de los pobres. “Los profetas declararon que criminalizar a los pobres y proteger a los ricos es malo”, dijo Theoharis.

El joven activista Bennett Shoop añadió en una entrevista: “Parte de la razón por la que la Campaña de los Pobres es importante es porque, históricamente, las comunidades religiosas progresistas desempeñaron un papel importante” en los movimientos de masas. “Pero ahora mismo, la derecha controla la narrativa religiosa”.

“Siempre es importante que los pobres y la clase trabajadora se unan para abordar estas cuestiones apremiantes”, dijo el copresidente del CPUSA, Joe Sims, en una entrevista mientras la campaña de tres horas estaba terminando. Sims y la copresidenta del partido, Rossana Cambron, encabezaron su delegación.

“Aquí tienen una declaración muy importante: ‘Somos el voto decisivo’, y eso es realmente cierto.

“Las personas que son desestimadas, repudiadas y degradadas son expulsadas del proceso político. Se han unido para expresar sus valores y eso marcará la diferencia. Y seguimos el camino” por ellos.

Al igual que la Campaña de los Pobres, explicó Sims, el papel del partido desde ahora hasta noviembre es enfatizar las cuestiones, no ningún candidato en particular. Esas cuestiones (que también impulsa la Campaña de los Pobres) incluyen atención sanitaria universal asequible, viviendas decentes a precios asequibles, educación que satisfaga las necesidades de los estudiantes y esté bien financiada, y el fin del imperialismo estadounidense y de la maquinaria de guerra.

La campaña de los Pobres, por ejemplo, quiere recortar el presupuesto militar estadounidense en al menos un 10% y el partido quiere un recorte aún mayor. Ambos exigen un alto el fuego y una paz negociada en la guerra de Israel contra Gaza, que ya ha destruido la zona, ha matado a 40.000 personas, ha herido al doble de esa cantidad y ha creado dos millones de refugiados.

“No nos dejemos influenciar por el colonialismo y el capitalismo que nos metieron en este lío”, dijo un orador nativo americano desde el escenario.

“Los más afectados por la injusticia, organizarse juntos, movilizarse juntos y votar juntos pueden forzar los cambios que sabemos que necesitamos y que serán buenos para todos”, añadió Barber.

Barber destacó la potencial influencia política de los activistas si logran que 15 millones más de votantes registrados pobres y de bajos recursos acudan a las urnas este otoño.

Bloque de claves en estados clave

“En todos los estados donde el margen de victoria estuvo dentro del 3%, los votantes pobres y con salarios bajos representan más del 43% del electorado”, reiteró. “La razón número uno por la que no votaron es que dijeron que nadie habló con ellos. Bueno, llega un momento en que la gente no te habla, tienes que hacer que te hablen”.

“Las luchas desde abajo son la única fuerza que puede lograr lo que necesitamos”, dijo el copresidente de campaña Theoharis. “Decimos: ¡Basta de pobreza, exigimos justicia para los pobres! ¡Porque todo el mundo tiene derecho a vivir!

Olivia DiNucci, una activista antimilitarista radicada en D.C., dijo a People’s World que “cuando nos unimos y centramos las demandas de los trabajadores y luchamos contra la pobreza, podemos construir un movimiento poderoso y popular que anteponga a las personas y al planeta a las ganancias”.

“Seguimos enviando miles de millones de dólares de nuestros impuestos para pagar las armas de destrucción masiva que se utilizan para apuntalar la maquinaria de guerra israelí”, dijo DiNucci. El movimiento de los trabajadores con salarios bajos y de los pobres, dijo, puede luchar para convertir “el dinero utilizado para financiar un genocidio en gasto público en atención médica, vivienda, buenos empleos y medio ambiente”.

Paki Wieland, un activista por la paz en Codepink de Massachusetts, dijo que el evento sirve como recordatorio de que “cuando los pobres y con salarios bajos, que están privados de sus derechos, podemos organizarnos en torno a un conjunto de demandas y afirmar nuestro poder colectivo, podemos cambiar la dirección de este país.”

“Más armas no nos hacen más seguros, sino que en realidad nos ponen en mayor peligro”, afirmó Wieland. “La verdadera seguridad es un trabajo sindical bien remunerado, buenas escuelas, viviendas asequibles y transporte público”.

“No se trata sólo de la parte superior de la boleta. Fundamentalmente, las elecciones locales, como las juntas escolares y los concejos municipales, son donde podemos desarrollar nuestro poder para lograr cambios”, dijo.

Crystal Zvon, también de Codepink, añadió: “Si el dinero utilizado para invertir en la guerra realmente se invirtiera en la gente aquí en el mitin de la Campaña de los Pobres… tendríamos un mundo completamente nuevo”.

Los líderes sindicales también abrazaron la causa de la campaña, pero agregaron un giro político.

Thomas Reed | People’s World / Mundo Popular

“Apoyamos los llamados de la campaña a favor de los derechos de los trabajadores y nos aseguramos de que consigamos votar”, dijo en una entrevista la vicepresidenta de los trabajadores postales, Debbie Szeredy. A diferencia de Barber, los sindicatos son francos al vincular una campaña sobre temas específicos con una campaña para reelegir a Biden.

“Tenemos que seguir presionando para asegurarnos de no derrotar a Trump”, dijo Szeredy, refiriéndose a su historial antitrabajadores y antisindical.

“Sabemos cuánto está en juego en esta elección”, dijo la Secretaria-Tesorera del SEIU, Rocío Sáenz, una de los muchos oradores desde el podio. “Esta elección se trata de nuestra democracia, nuestra economía, nuestro futuro. No nos distraeremos ni nos dividiremos. Cuando nos organizamos, ganamos”.

El periodista galardonado Mark Gruenberg es jefe de la oficina de People’s World en Washington, D.C. También es editor del servicio de noticias sindical Press Associates Inc. (PAI). Conocido por sus habilidades periodísticas, su agudo ingenio y su amplio conocimiento de la historia, Mark es un entrevistador compasivo pero duro cuando persigue a las grandes corporaciones y a sus propietarios multimillonarios.

Cameron Harrison es coordinador de educación laboral del Fondo de Educación People Before Profits. Con base en Detroit, era trabajador de una tienda de comestibles y un orgulloso miembro del Local 876 de UFCW, donde era delegado sindical. Escribe sobre los movimientos laborales y populares.


CONTRIBUTOR

Mark Gruenberg
Mark Gruenberg

Award-winning journalist Mark Gruenberg is head of the Washington, D.C., bureau of People's World. He is also the editor of the union news service Press Associates Inc. (PAI). Known for his reporting skills, sharp wit, and voluminous knowledge of history, Mark is a compassionate interviewer but tough when going after big corporations and their billionaire owners.

Cameron Harrison
Cameron Harrison

Cameron Harrison is a Labor Education Coordinator for the People Before Profits Education Fund. Based in Detroit, he was a grocery worker and a proud member of UFCW Local 876, where he was a shop steward. He writes about the labor and people’s movements and is a die-hard Detroit Lions fan.

Comments

comments