El destino de una familia
Una hembra residente de orca se rompe mientras nada en Puget Sound, cerca de Bainbridge Island, Washington, como se ve desde un buque de investigación autorizado por el gobierno federal. Elaine Thompson | AP

Existe una palabra que desearía no haber conocido: endling, que significa el último individuo de una especie. Y eso es lo que ocurrirá si permitimos que la administración Trump debilite la Ley de especies en peligro de extinción (ESA). Precisamente porque entendemos las consecuencias de esa injusticia debemos combatirla. Es la diferencia entre oponerse a una mala política y tomar acciones.

Me sentí muy honrado y agradecido cuando los ancianos de la Nación Lummi de la isla Orcas, la más grande de las Islas San Juan del Estado de Washington, me pidieron unirme a ellos en una ceremonia. Se trató de un Sna ‘teng, es decir, una ceremonia donde le dan nombres a las orcas residentes del sur, uno de los mamíferos marinos más amenazados de los Estados Unidos. Los residentes del sur son las orcas salmoneras del Mar Salish, una red de vías fluviales costeras ubicadas al suroeste de la Columbia Británica y el noroeste del estado de Washington. Los Lummi siempre han llamado a las ballenas qwe ‘lhol mechen, que significa “nuestros parientes bajo las olas”. Ahora las últimas 73 orcas sobrevivientes, que viven en tres manadas distintas también tienen un apellido Lummi: Sk’aliCh’elh.

Junto con la ceremonia de nombramiento, hubo otra ceremonia de alimentación en el agua (utilizando salmón vivo) en honor a tres orcas que murieron este verano. Lummi Youth también compuso una canción en honor a las orcas que fue “traducida” a una frecuencia reconocible para las ballenas. Así es como sonó:

Durante el verano es cuando las ballenas normalmente se alimentan de salmón en estas aguas, pero una disminución dramática en el número de salmones las ha obligado a buscar comida en otro lugar. El salmón Chinook es una especie en grave peligro, debido a las dos represas construidas en el río Snake y al calentamiento del agua debido al cambio climático.

Salvar a las orcas será imposible si no salvamos primero al salmón del que dependen. El Sierra Club y muchos otros, llevan 20 años trabajando para eliminar cuatro presas del río Lower Snake. Y seguiremos luchando.

Ahora sabemos que es posible reemplazar la electricidad generada por esas presas con energía eólica y solar, pero el tiempo se agota rápidamente tanto para el salmón como para las orcas del sur.

Washington Gov. Jay Inslee, surrounded by lawmakers, tribal members, and supporters, signs the first of several bills designed to help the Pacific Northwest’s endangered orcas on May 8, 2019, in Olympia, Wash. Rachel La Corte | AP

El gobernador del estado de Washington, Jay Inslee, ha prometido “tomar medidas en todos los niveles del medio ambiente en todo nuestro estado … para restaurar el ecosistema a uno que sostenga a las orcas, el salmón y la calidad de vida para todos los habitantes de Washington”.

Los Lummi nos están regalando una reflexión profunda: otras especies no son recursos para ser sacrificados. Son nuestros parientes, y nuestros destinos están entrelazados. Es algo que un Donald Trump nunca entenderá: salvar la orca, el salmón o cualquier otra especie, también es un paso para salvarnos a nosotros mismos.

Este año se han visto dos nuevos crías entre las orcas residentes del sur.

Sin embargo, su destino y el de su familia extendida, depende de nosotros. Solo nosotros podemos asegurar que ninguna de estas nuevas orcas se convierta en un endling.

¿Cómo puedes ayudar hoy? Comienza tomando medidas para defender la Ley de Especies en Peligro de Extinción, Firmando aquí.

Adaptado al español por Fabián Capecchi del artículo original de Michael Brune publicado en Sierra Club.


CONTRIBUTOR

Sierra Club
Sierra Club

The Sierra Club is the most enduring and influential grassroots environmental organization in the United States. We amplify the power of our 3.8 million members and supporters to defend everyone’s right to a healthy world.

Michael Brune
Michael Brune

Michael Brune is the executive director of the Sierra Club.

Comments

comments

MOST POPULAR