El Programa de Pago de Préstamos para los Trabajadores en el Tratamiento de Abuso de Sustancias
foto de archivo

Shawn Dougherty es terapeuta correccional para el abuso de sustancias en la Institución Correccional Carl Robinson en Connecticut. También es miembro de la Local 391 de AFSCME, Concilio 4. El martes, se pronunció en el Capitolio sobre la necesidad de que los legisladores financien el Programa de Pago de Préstamos para los Trabajadores en el Tratamiento de Abuso de Sustancias.

“Los insto a que financien este nuevo programa al nivel de $25 millones”, les dijo a los miembros del Subcomité de Apropiaciones sobre Trabajo, Salud y Servicios Humanos de la Cámara de Representantes. “También los insto a que se aseguren de que sea accesible

Shawn Dougherty / Foto de Stephen Sullivan

a todos los trabajadores que tratan el abuso de sustancias y trabajan al frente de las instituciones. Financiar este nuevo programa de pago de préstamos es una manera de mostrar respeto por el trabajo que realizamos y la gente que servimos”.

Los miembros de AFSCME en todo el país que trabajan en el cuidado de salud conductual salvan vidas. Es un trabajo importante que requiere de pericia, dedicación y conocimiento. Por ello, cuentan con títulos avanzados y con frecuencia tienen deudas estudiantiles altas. Pero dicho trabajo con frecuencia no recibe el respeto que se merece.

El programa de pago de préstamos fue creado el año pasado como parte de la Ley de Apoyo para Pacientes y Comunidades. Invita a los trabajadores elegibles en el cuidado de salud conductual a solicitar ayuda en el pago de sus préstamos estudiantiles. Sin embargo, la financiación del programa ahora está en riesgo.

“Yo he acumulado aproximadamente $92 mil de deuda en préstamos estudiantiles para conseguir mi título de maestría”, Dougherty les dijo a los legisladores. “Yo me beneficiaría de este programa”.

Dougherty no eligió su carrera para volverse rico. Lo hizo para ayudar a su comunidad. Su propio padre batalló con la adicción cuando Dougherty era niño.

“Yo me acuerdo de ser un niño asustado de 5 años, sentado en un carro esperando a mi papá mientras él iba con el distribuidor para obtener drogas”, dijo Dougherty. “Me preguntaba si él regresaría. Estoy orgulloso de que hace 30 años que está limpio y sobrio”.

En la cárcel en Connecticut, Dougherty trabaja con 30 reclusos en grupos externos y otros 90 hombres en una comunidad terapéutica interna. Se puede relacionar fácilmente con las personas a quien ayuda y se siente orgulloso de hacer una diferencia en sus vidas. Ha ayudado a muchos y se acuerda de sus historias.

“Hay un tipo que conocí hace como cinco años”, le dijo a AFSCME Now en una entrevista. “Tenía cuarenta y tantos años, había estado en la cárcel unas cinco o siete veces. Era parte de nuestro programa interno. Después de graduarse del programa, trabajó en el programa antes de seguir con su vida. La última vez que recibí noticias de él, estaba empleado y estaba por casarse y ya no había recaído ni se había metido en problemas. Puso a su novia en el teléfono y ella me dijo: ‘Sólo quiero decirte que tú le salvaste la vida’”.

Dougherty agregó: “Sin eso, yo no podría hacer este trabajo”.

Trabajadores como Dougherty que dan su todo por mejorar a sus comunidades se merecen respeto. AFSCME se une en instar al Congreso a que financie el programa de pago de préstamos con $25 millones para el próximo año fiscal.


CONTRIBUTOR

Comments

comments

MOST POPULAR