Estudiantes presionan a las escuelas para tener energía limpia
Sierra Club

Un día, la primavera pasada, Lucas Lajeunesse y un amigo estaban hablando sobre el cambio climático. Ambos se mantuvieron al tanto del tema en las noticias y, como muchos de sus amigos en Hopkinton High, estaban preocupados. “Estábamos pasando el rato, y se nos ocurrió la idea de que deberíamos cambiar nuestra escuela para que fuese sustentable”, dice Lajeunesse. Su amigo estaba a punto de graduarse, pero Lajeunesse, que era junior en ese momento, decidió asumir la causa por su cuenta. “Solo estaba tratando de pensar en soluciones para hacer una diferencia”, dice.

Redactó una petición a la junta escolar y en menos de una semana 170 estudiantes la habían firmado, un número significativo para una escuela de un pueblo pequeño en New Hampshire. También comenzó a investigar opciones renovables que podrían funcionar para su escuela, como la energía solar.

Luego, la campaña de Lajeunesse recibió ayuda inesperada. Dos recién graduados de Hopkinton, Simon Doneski y Cooper Kimball-Rhines, se enteraron de lo que estaba haciendo y decidieron ponerse en contacto conmigo. Doneski y Kimball-Rhines ahora asistían a universidades de otros estados, pero los dos amigos se habían mantenido en contacto. Al igual que Lajeunesse, estaban preocupados por el cambio climático y habían estado haciendo una tormenta de ideas sobre acciones que podrían llevar a casa en Hopkinton, donde planeaban pasar el verano.

A través de una lista de email del Sierra Club, Doneski se enteró sobre el 100 Percent Clean Energy School Districts, una campaña organizada por Climate Parents del Sierra Club, que ayuda a los estudiantes, maestros y padres a movilizarse para lograr que los costos iniciales para los distritos escolares para la transición a las energías renovables no sean tan desalentadores como lo fueron antes.

Los distritos escolares son las principales fuentes de consumo de energía. Según las estimaciones de Climate Parents del Sierra Club, las escuelas K-12 emiten tanto gas de efecto invernadero en total cada año como 18 plantas de energía a carbón. Si todas las escuelas cambiaran por completo a energía limpia, sería el equivalente a sacar uno de cada siete automóviles de pasajeros de la carretera. Esto no solo contribuiría a reducir la huella de carbono de una escuela, sino que también sería una victoria para la salud pública.

La contaminación del aire exterior por la quema de combustibles fósiles causa 4.2 millones de muertes prematuras en todo el mundo cada año. La exposición a la contaminación del aire también está relacionada con el asma, que es una de las razones más comunes por las que los estudiantes faltan a la escuela: en 2015, el asma causó 13.2 millones de días de instrucción perdidos.

Además de los beneficios ambientales y de salud, el cambio a energía renovable ofrece el beneficio práctico de ahorrarle dinero a los distritos escolares. De acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental, los distritos escolares K-12 gastan $8 mil millones cada año de sus presupuestos operativos generales en energía: es su segundo mayor gasto después de los salarios. Las medidas de eficiencia energética por sí solas podrían ahorrar a los distritos escolares un estimado de $2 mil millones por año.

Los administradores en muchos distritos escolares ya reconocen los beneficios de la energía renovable: alrededor de 5,500 escuelas K-12 en todo el país dependen al menos en parte de la energía solar. En 2017, el Distrito Escolar de San Francisco aprobó la Resolución de Escuelas Neutrales en Carbono Carbon-Neutral Schools Resolution, con el objetivo de eliminar completamente el gas natural para el 2040 y generar toda su energía para 2050.

Climate Parents del Sierra Club actualmente participa en campañas en unos 15 distritos escolares de todo el país, incluido Los Ángeles, el segundo distrito más grande del país, que está en camino de aprobar una resolución en octubre. La voz de la directora de Climate Parents, Lisa Hoyos, dice, “la gente se entera de las victorias locales y quiere replicar la estrategia “.

Gracias a los esfuerzos de Lajeunesse, Doneski y Kimball-Rhines, Hopkinton es uno de estos distritos escolares. Con la ayuda del kit de herramientas (solo en inglés) detallado elaborado por Climate Parents, los tres se dieron cuenta que necesitaban organizar un equipo de estudiantes para realizar investigaciones y redactar una propuesta. Ya era verano, pero decidieron celebrar una reunión de estudiantes de todos modos para medir el interés. “Esperábamos que aparecieran tres o cuatro personas en la primera reunión”, dijo Doneski al Sierra. “Teníamos como 10 u 11.”

Doneski, Kimball-Rhines y Lajeunesse celebraron un puñado de reuniones posteriores y cuando comenzó la escuela en agosto, Lajeunesse fundó un club de estudiantes, “Hopkinton Students for 100”. Él dice que ahora hay unos 15 estudiantes que están comprometidos a trabajar en una propuesta, con planes de presentarla al distrito escolar a principios de la primavera. Lajeunesse también se ha reunido con el superintendente del distrito escolar, quien, según él, ha sido muy receptivo a sus ideas.

 ¿Y cuál ha sido la enseñanza para Lajeunesse? “Creo que es realmente importante que todos sepan que no importa quién seas, puedes hacer una gran diferencia”, dice. “Puede que no sientas que eres la persona que puede hacer esto, pero probablemente eres la persona que puede hacerlo”.

Adaptado al español por Isa Traverso del artículo original de Wendy Bechtold publicado por el Sierra Club

Comments

comments

MOST POPULAR