Honrando al Río Grande en el sur de Texas
Bee Conrad | Sierra Club

La gente de las comunidades fronterizas del sur de Texas y más allá se reunieron en las orillas del Río Grande el fin de semana de Memorial Day, para rendirle homenaje al río que la Asociación Americana de Ríos ha designado como uno de los más amenazados del mundo. La vía fluvial, que sirve como un límite entre los Estados Unidos y México, ya se ha degradado por el uso excesivo de sus aguas en ambos países, por la contaminación y la pérdida del hábitat ribereño debido a la agricultura y la urbanización. Ahora podría quedar separado del acceso público a lo largo de todo su tramo inferior debido a los últimos muros fronterizos aprobados por el Congreso entre 2018 y 2019. Los créditos combinados exigían amurallar el río por más de 120 millas, lo que, junto con muros previamente construidos, haría que casi todo el río en los tres condados más al sur de Texas sea inaccesible para las comunidades.

Los organizadores del evento In Memoriam Río Grande intentaron llamar la atención sobre lo que podría perderse debido a la construcción del muro fronterizo, incluido el propio acceso al río, el hábitat ribereño vital en un área ecológicamente sensible y más vidas de solicitantes de asilo que continúan muriendo de forma alarmante números al verse forzados a cruzar el río a través de terrenos más hostiles, porque se les niega la oportunidad de solicitar legalmente asilo en los puertos de entrada debido a la administración de Trump.

Celebrado en el Centro Nacional de Mariposas en la Misión, Texas, un campo de batalla para la resistencia del muro fronterizo, In Memoriam Río Grande tomó la forma de una procesión y una conmemoración, llenándose de poesía, música y arte. Tras una lectura de poesía en McAllen, Texas, por el laureado poeta Edward Viduarre y una invocación Nahua de la artista local, Cristela Cano, 200 manifestantes realizaron obras de arte realizadas en talleres comunitarios en el período previo al evento mientras marchaban en procesión hacia el río Grande.

Durante la marcha cantaban canciones tradicionales de resistencia, y de tributo al Río Grande, ensayaron en reuniones comunitarias también en el período previo al evento, canciones como “El Pueblo Unido Jamás Será Vencido” y “Bajando por el río”

Camarata Cellista, un conjunto de violonchelo local, dio la bienvenida a los manifestantes cuando llegaron a colocar ofrendas de arte en un altar comunitario cubierto de blanco, situado debajo de banderas de oración de todos los colores que mostraban el logotipo del evento: un esbozo esquemático de una mariposa, diseñado por un artista local, Phyllis Leverich.

Las lecturas de poesía y las actuaciones musicales continuaron, mientras que los asistentes contemplaron la vista de la ribera y captaron la buena vibra, algunos incluso saltaron al agua.

Juventina Herrera, nativa de Bajo Río Grande y activista de toda la vida, se sintió inspirada por la combinación de música y paisaje fluvial, alentada de nuevo por la fuerte muestra de la comunidad, conmovida por la poesía y el arte desgarrador. “La pieza de arte que realmente me impactó a mí fue el corazón de arcilla que tenía las vigas del muro fronterizo clavadas en el”, dijo Herrera. “Los muros de la frontera realmente atraviesan nuestros corazon.

La madre de Herrera, Zulema Hernández, apareció en ¡Ay Mariposa!, una película sobre el dolor y la resistencia en la lucha fronteriza contra el muro. Ella también asistió a In Memoriam.

La activista sindical por largo tiempo, cerró la ceremonia junto al río con una versión en las fronteras de “No Nos Moveran / We Shall Not Be Moved”. Dijo que el espectáculo de comunidad junto al río le recordaba los días en que el Río Bravo era frecuentado con mayor frecuencia, antes de la militarización.

“Pensé que esos días ya habían quedado atrás. Es bueno volver a vivirlos “, dijo la activista de trabajadores agrícolas de 78 años.

Fátima Garza, una estudiante de antropología y español de la Universidad de Texas, Valle del Río Grande, hizo una pieza de arte que colocó en el altar ante el río que fluye. En su opinión, la unión de una comunidad curó el dolor que ella dijo que solo podía expresar a través del arte.

“No estábamos allí para pelear o gritar. Estuvimos allí para algo más profundo, más puro desde dentro. Y aunque no conocía a muchas de las personas que allí se encontraban, pude sentir que la pureza y la conexión del pueblo estaban unidas. In Memoriam me dio esperanzas y me mostró que la comunidad, y las cosas que tenemos en común, como nuestra conexión con la tierra y el río, son más grandes que cualquier muro que pueda interponerse entre nosotros”, dijo la residente de Los Ébanos. Una comunidad ribereña cuyos lazos con el río Bravo son profundos.

In Memoriam Río Grande reunió a varias organizaciones comunitarias en el Valle del Río Grande, así como a grupos de todo el país. Defensores de los derechos de los inmigrantes, como La Unión del Pueblo Entero (LUPE), el Proyecto de Derechos Civiles de Texas (TCRP, por sus siglas en inglés), Angry Tías y Abuelas, y defensores del medio ambiente, como el Centro para la Diversidad Biológica, Defensores de la Vida Silvestre y el Capítulo del Sierra Club del Gran Cañón, así como el Bajo Río Grande Valley Group, todos unidos bajo la bandera de la Coalición No al Muro de las Fronteras para crear este espacio tan necesario para la curación.

Los miembros del Sierra Club del Valle del Bajo Río Grande desempeñaron un papel importante en la organización de In Memoriam. El Grupo ha liderado la lucha interseccional en contra de la construcción del muro fronterizo al sur de Texas por más de una década y está aprovechando el impulso de este evento para ayudar a más terratenientes en riesgo de condena, exigir responsabilidad y transparencia a Aduanas y Protección Fronteriza, y asegúrese de que finalice el desprecio generalizado de las leyes ambientales fundamentales, que es posible gracias a la ley REAL ID. Aduanas y Protección Fronteriza, y asegurarse de que la indiferencia generalizada por las leyes ambientales fundamentales, posible gracias a la Ley de Identificación Real, o REAL ID Act termine.

Sierra Club

 


CONTRIBUTOR

Jonathan Salinas
Jonathan Salinas

Jonathan Salinas es un organizador comunitario y escritor del sur de Texas. Es miembro del Comité Ejecutivo del Sierra Club del Valle del Bajo Río Grande y dirige la Coalición no al Muro de las Fronteras.

Stefanie Herweck
Stefanie Herweck

Stefanie Herweck es escritora e envestigadora en McAllen, TX. Ella es profesora en la Universidad de Texas, Valle del Río Grande.

Comments

comments

MOST POPULAR