Los años socialistas de Afganistán
From 1978 to 1992, under the progressive government of the People’s Democratic Party, Afghanistan made great strides in education, health care, economic development, and women’s liberation – despite intense fighting with U.S.-backed Islamist fundamentalist militia forces. Here, women attend a rally in Kabul in the late 1970s. | Imgur via Pinterest

El futuro prometedor asesinado por el imperialismo estadounidense.

A mediados de la década de 1970 y principios de los 80, la corresponsal de People’s World Marilyn Bechtel fue editora de la revista bimensual New World Review. Visitó Afganistán dos veces, en 1980 y 1981. El siguiente artículo apareció por primera vez en nuestras páginas el 6 de octubre de 2001, el día antes de que Estados Unidos lanzara su guerra en Afganistán, bajo el título” Afganistán: Algunos pasaron por alto la historia”. Con la administración Biden ahora retirando todas las tropas del país, presentamos este artículo como un recordatorio de que la guerra más larga de Estados Unidos tuvo raíces que fueron más allá de los ataques terroristas del 9/11, que se remontan al anticomunismo de la Guerra Fría.

Desde los terribles acontecimientos del 11 de septiembre, se ha hablado mucho de la desesperada situación del pueblo afgano, ahora aplastado bajo el talón de los talibanes teocráticos y dictatoriales, y del papel de la Alianza del Norte y otros opositores talibanes que ahora figuran en los planes de Washington para la región.

Kabul street scene, 1979. | TASS

Se ha hablado, la mayor parte distorsionado, sobre el papel de la Unión Soviética en los años de 1978 a 1989. Se ha hablado, la mayor parte de ello, sobre el papel de Estados Unidos en la construcción de las fuerzas muyahidines, incluidos los talibanes.

Pero casi nadie habla del esfuerzo que el pueblo afgano hizo a finales de los años 1970 y 80 para liberarse del legado de tribus incesantemente beligerantes y feudos feudales y comenzar a construir un estado democrático moderno. O sobre el papel de la Unión Soviética mucho antes de 1978.

Algunos antecedentes ayudan a arrojar luz sobre la crisis actual. Afganistán fue un premio geopolítico para los constructores de imperios del siglo 19, disputado tanto por la Rusia zarista como por el Imperio Británico. Finalmente fue forzado por los británicos a la semidependencia.

Cuando llegó al poder en 1921, Amanullah Khan —a veces conocido como Kemal Ataturk de Afganistán— intentó reafirmar la soberanía de su país y moverlo hacia el mundo moderno. Como parte de este esfuerzo, se acercó al nuevo gobierno revolucionario en Moscú, que respondió reconociendo la independencia de Afganistán y concluyendo el primer tratado de amistad afgano-soviético.

Desde 1921 hasta 1929 —cuando elementos reaccionarios, ayudados por los británicos, obligaron a Amanullah a abdicar— los soviéticos ayudaron a lanzar los inicios de proyectos de infraestructura económica, como plantas de energía, recursos hídricos, transporte y comunicaciones. Miles de estudiantes afganos asistieron a escuelas técnicas y universidades soviéticas.

The Center for Science and Culture was built Kabul as a gift from the people of the Soviet Union. Once U.S.-backed Mujahideen forces took power, the facility was destroyed. | TASS

Después de la partida forzada de Amanullah, los proyectos languidecieron, pero la relación entre los soviéticos y los afganos resurgiría más tarde.

En la década de 1960, un resurgimiento de proyectos conjuntos afgano-soviéticos incluyó el Instituto Politécnico de Kabul, el principal recurso educativo del país para ingenieros, geólogos y otros especialistas.

El Afganistán tampoco es inmune al fermento político y social que caracterizó al mundo en desarrollo en el siglo pasado. A partir de la década de 1920, muchas corrientes progresistas de lucha tomaron nota de las experiencias de la URSS, donde una nueva sociedad más equitativa estaba surgiendo en las tierras del antiguo imperio ruso. Afganistán no fue una excepción. A mediados de los años 60, las corrientes revolucionarias democráticas nacionales se habían unido para formar el Partido Democrático del Pueblo (PDP).

Modern apartment buildings constructed in Kabul in the 1980s with Soviet assistance. | TASS

En 1973, las fuerzas burguesas locales, con la ayuda de algunos elementos del PDP, derrocaron el reinado de 40 años de Mohammad Zahir Shah, el hombre que ahora, a sus 86 años, está siendo promovido por los republicanos de derecha de Estados Unidos como el personaje en torno al cual los afganos pueden unirse.

Cuando el PDP asumió el poder en 1978, comenzaron a trabajar por una distribución más equitativa de los recursos económicos y sociales. Entre sus objetivos figuraban la continua emancipación de las mujeres y las niñas de la antigua esclavitud tribal (un proceso iniciado bajo Zahir Shah), la igualdad de derechos para las nacionalidades minoritarias, incluido el grupo más oprimido del país, los hazara, y el aumento del acceso de la gente común a la educación, la atención médica, la vivienda digna y el saneamiento.

Durante dos visitas en 1980-81, vi los inicios del progreso: mujeres trabajando juntas en cooperativas de artesanía, donde por primera vez se les podía pagar decentemente por su trabajo y controlar el dinero que ganaban. Adultos, tanto mujeres como hombres, aprendiendo a leer. Mujeres que trabajan como profesionales y ocupan altos cargos gubernamentales, incluida la de Ministra de Educación. Las familias trabajadoras pobres pueden pagar un médico y enviar a sus hijos —niñas y niños— a la escuela. La cancelación de la deuda campesina y el inicio de la reforma agraria. Cooperativas campesinas en ciernes. Controles de precios y reducciones de precios en algunos alimentos clave. Ayuda a nómadas interesados en una vida asentada.

A mujahedeen Islamist fighter aims a U.S.-made Stinger missile supplied by the CIA near Gardez, Afghanistan, Dec. 1991. | Mir Wais / AP

También vi los amargos resultados de los ataques de los muyahidines por parte de los mismos grupos que ahora conforman la Alianza del Norte, en esos años dirigidos especialmente a las escuelas y los maestros en las zonas rurales.

Los desarrollos posteriores a 1978 también incluyeron la ayuda soviética a proyectos económicos y sociales a una escala mucho mayor, con un nuevo Tratado de Amistad Afgano-Soviético y una variedad de nuevos proyectos, incluyendo infraestructura, prospección de recursos y minería, servicios de salud, educación y proyectos de demostración agrícola. Después de diciembre de 1978, ese papel también incluyó la introducción de tropas soviéticas, a petición de un gobierno del PDP cada vez más acosado por los señores de la guerra feudales y tribales desplazados que fueron ayudados y organizados por los Estados Unidos y Pakistán.

El resto, como se suele decir, es historia. Pero es significativo que después de que las tropas soviéticas se retiraron en 1989, el gobierno del PDP continuó funcionando, aunque cada vez más asediado, durante casi tres años más.

En algún lugar, debajo de las ruinas del desgarrado y ensangrentado Afganistán de hoy, están las semillas que permanecen incluso en los tiempos más difíciles dentro de los corazones de las personas que saben que hay un futuro mejor para la humanidad. En un mundo que lucha por la justicia económica y social —no por la venganza— esas semillas volverán a brocar.

https://baserrigorri.blogspot.com/2021/08/los-anos-socialistas-de-afganistan-el.html

Afghanistan’s socialist years: The promising future killed off by U.S. imperialism  

 


CONTRIBUTOR

Marilyn Bechtel
Marilyn Bechtel

Marilyn Bechtel writes for People’s World from the San Francisco Bay Area. She joined the PW staff in 1986, and currently participates as a volunteer.

Comments

comments