Los Deliveristas Unidos: Organizarse contra un ‘jefe fantasma’
Deliveristas preparing to march on the Manhattan Bridge in a demonstration to support the Excluded Workers' Fund. The flag reads "Esencial Por Siempre," "Always Essential." Deliveristas preparándose para marchar por el Puente de Manhattan en una manifestación de apoyo al Fondo de Trabajadores Excluidos. Jackson Todd/PW

NUEVA YORK—José “Manny” Ramírez, en bicicleta bajo la lluvia, esquiva autos y peatones en las concurridas calles de Manhattan. Corre de McDonald’s a una pareja de ancianos, del sur del Bronx al Upper East Side, y luego regresa. Utiliza su teléfono inteligente para aceptar pedidos y entregar de todo, desde alimentos hasta comestibles y artículos de tocador. Finalmente llega a un nuevo edificio de apartamentos de cristal de 12 pisos de altura y el ascensor está fuera de servicio.

En el próximo pedido, la aplicación de entrega le dice que viaje por West 169th Street, pero descubre que está cerrada por repavimentación. Más tarde, un cliente se queja con él de que su pedido de dos hamburguesas solo contenía una, algo que no es culpa de Manny. En su último pedido del día, debe llevar un pedido desde el Bronx a Washington Heights, Manhattan, en bicicleta hasta el río Harlem.

Cuando llega tarde, Manny se arriesga a recibir una calificación baja de los clientes. Eso pone en peligro su capacidad para aceptar pedidos de entrega con grandes propinas. Llueva o truene, cortes de carreteras o vacaciones, el ritmo de su trabajo lo define un algoritmo. El algoritmo utiliza datos sobre la oferta y la demanda para calcular a dónde irá y cuál es el uso más eficiente de su tiempo. Manny y sus compañeros de trabajo se refieren a este algoritmo como su jefe fantasma.

Este jefe fantasma puede “desactivar” a Manny en cualquier momento, sin una explicación, sacándolo de la aplicación y empujándolo al desempleo. Al ser administrado casi en su totalidad por una entidad no humana, este nivel de precariedad es un nuevo desarrollo dramático en las relaciones entre empleadores y empleados.

La tecnología está alterando rápidamente el panorama de la organización laboral, cambiando las relaciones de los trabajadores entre sí y con los jefes. Las nuevas formas en que la tecnología está configurando nuestros lugares de trabajo juegan un papel importante en las conversaciones sobre el futuro de la organización laboral. Debido a que los sindicatos tradicionales han perdido fuerza en las últimas décadas, las estrategias que se enfocan en los aspectos de movimiento social de una campaña laboral conectan a los trabajadores entre sí a medida que grandes segmentos de la fuerza laboral son automatizados, puestos en línea y sujetos a una gestión algorítmica opaca.

Al considerar las consecuencias de estas tendencias para la organización, es imposible no pensar en el aumento del trabajo por encargo basado en aplicaciones y sus repercusiones en la organización en todas las industrias. Una organización emergente de trabajadores temporales en la ciudad de Nueva York llamada Los Deliveristas Unidos está liderando el camino en la organización de esta industria, mostrando al movimiento laboral las formas de conocer a este nuevo grupo de trabajadores donde se encuentran.

En ninguna parte es esto más necesario que en la creciente economía de conciertos basada en aplicaciones. En medio de una disminución de décadas en las tasas de sindicalización, el auge de la economía informal ha obstaculizado inicialmente la organización laboral en los Estados Unidos. Muchos académicos y activistas están preocupados por cómo será el futuro del movimiento laboral en una economía que depende más de un modelo de empleo de contratistas, pero algunos tienen la esperanza de que esta sea una oportunidad para revitalizar nuestro movimiento.

‘Capitalismo de aplicaciones’ frente a 55 millones de trabajadores temporales

Según la Organización Internacional del Trabajo, había 55 millones de trabajadores independientes en los Estados Unidos en 2017. Eso es alrededor de un tercio de la fuerza laboral estadounidense. La pandemia desplazó a los trabajadores a la economía de trabajos temporales ya que los trabajadores de servicios y minoristas fueron despedidos; muchos de ellos pasaron a trabajar para servicios de entrega como Uber Eats y Grub hub.

El cambio a la gestión algorítmica, la singularidad del entorno urbano como espacio de organización y la diversidad de esta industria exigen que los organizadores laborales experimenten con nuevas estrategias de organización y modelos institucionales. Los trabajadores temporales basados ​​en aplicaciones en la ciudad de Nueva York están al frente de la conversación sobre la forma que tomarán estos nuevos modelos de organización. Si bien las estrategias de sindicalización de los movimientos sociales y las estructuras sindicales participativas y horizontales no son nuevas, las circunstancias únicas en las que se encuentran los repartidores ofrecen a un movimiento laboral con nueva energía información importante sobre cómo organizarse en una industria dominada por la vigilancia, la recopilación de datos, los algoritmos y la explotación. Algunos académicos han caracterizado esta floreciente industria como “Capitalismo de aplicaciones”. Esta es una nueva frontera en la organización laboral.

Los 65.000 trabajadores de reparto basados ​​en aplicaciones de la ciudad de Nueva York fueron elogiados como trabajadores esenciales en las primeras etapas de la pandemia, pero aún luchan por salarios dignos, más control sobre su trabajo y condiciones laborales más seguras. Las vidas de estos trabajadores, que en su mayoría son inmigrantes de México, Guatemala, China, Bangladesh, Haití y África occidental y hablan un inglés limitado, se encuentran entre las más precarias de la ciudad. Solo el año pasado, más de 15 repartidores murieron en accidentes de tráfico o durante robos. Muchos más han informado que se lesionaron en el trabajo y que les robaron su equipo.

Los repartidores usan WhatsApp para organizarse

Como sufrían en la primera línea de la pandemia, los repartidores comenzaron a organizarse a través de grupos de Whatsapp. Eventualmente se unieron para asociarse con Worker’s Justice Project para formar Los Deliveristas Unidos (LDU), ahora una de las organizaciones de trabajadores basadas en aplicaciones más poderosas del país. La estructura de la organización se basa en los propios deliveryistas para que actúen como organizadores, monitoreen sus chats grupales y construyan redes asociativas en toda la comunidad deliveryista de sus barrios.

Dado que los repartidores trabajan solos y normalmente compiten entre sí por las entregas, los organizadores se enfrentan a un desafío único al unir a la comunidad de repartidores. Al hablar de la dificultad de construir relaciones entre compañeros de trabajo, Manny dice que “puedes trabajar un mes completo sin hablar nada con otro trabajador”. Para superar estos desafíos, LDU ha tenido que ser flexible en su campaña de organización.

Los repartidores no tienen lugar de trabajo físico: su trabajo se define por su movilidad en el paisaje urbano. Para maximizar las ganancias, las aplicaciones distribuyen a los repartidores espacialmente por toda la ciudad. Usando un algoritmo complejo, crean puntos fuera de los restaurantes de alta demanda donde los repartidores se encuentran esperando la próxima carrera. Estos nodos naturales en la red de repartidores en toda la ciudad permiten a los repartidores construir una comunidad y conectarse entre sí, con muchos chats grupales iniciales. Los organizadores de LDU han adoptado la movilidad en respuesta a estas condiciones, organizando pequeños eventos en toda la ciudad para apuntar a nodos en diferentes vecindarios.

La diversidad que se encuentra dentro de la comunidad deliveryista es a la vez un desafío y una ventaja para los organizadores de LDU. Los diversos idiomas que hablan los repartidores presentan algunas barreras para LDU, pero la experiencia común de ser repartidor e inmigrante en la ciudad de Nueva York ha unido a estos trabajadores a pesar de sus diferencias. Muchos grupos locales de defensa de los inmigrantes han formado asociaciones con los repartidores para compartir recursos y conocimientos sobre la escena política local.

Una de las asociaciones más valiosas que LDU ha establecido es con la organización con sede en Queens Desis Rising Up and Moving (DRUM). Esta alianza ha unido a la membresía mayoritariamente hispana de LDU con los trabajadores de Bangladesh que forman parte de DRUM, y presentan un frente unido contra la explotación de las aplicaciones. En los últimos meses, LDU ha comenzado a establecer avances en las comunidades de entrega de Haití, China, Bangladesh y África Occidental, fortaleciendo su coalición e impulsando su crecimiento.

Muchos repartidores son indocumentados y son escépticos de utilizar los servicios de la ciudad, incluidos los servicios de emergencia, por temor a represalias por su estatus migratorio. Esto también hace que estos trabajadores sean más susceptibles a la explotación de las propias aplicaciones, así como a esquemas para venderles equipos defectuosos y no certificados.

Centrarse en la ayuda mutua

El poder estratégico de LDU proviene de centrarse en la ayuda mutua como método para construir comunidad. La organización dedica tiempo y esfuerzo a ayudar a la comunidad indocumentada a navegar por las aplicaciones, configurar cuentas bancarias, pagar impuestos y completar el papeleo. LDU también sirve a veces como enlace de la comunidad con los servicios de emergencia, conectando a los repartidores con la policía y la asistencia legal en casos de robo o accidentes.

Las circunstancias únicas de la industria de entrega basada en aplicaciones en la ciudad de Nueva York son perfectas para una estrategia de organización creativa que enfatiza la participación de los trabajadores, la flexibilidad y la ayuda mutua. LDU se ha convertido en una fuerza a tener en cuenta en la política de la ciudad de Nueva York. A medida que la organización continúe diversificando su coalición, podrá impulsar una legislación a nivel estatal que establezca un marco sobre cómo los trabajadores basados ​​en aplicaciones pueden formar sindicatos legales. La voluntad de la organización de asumir riesgos y adaptarse a las formas en que los algoritmos dan forma a esta industria única ha sido clave para su éxito. A medida que la tecnología continúa reescribiendo las normas de nuestro lugar de trabajo, los organizadores laborales en todos los sectores deben anticipar las formas en que cambiará su industria y aprender de la confianza de LDU en la organización flexible, móvil y centrada en el servicio.


CONTRIBUTOR

Jackson Todd
Jackson Todd

Jackson Todd is a senior double majoring in political science and urban studies at Hunter College, CUNY. Originally from Shreveport, Louisiana, Todd now studies gig worker organizing strategies in New York City. Jackson Todd es un estudiante de último año con doble especialización en ciencias políticas y estudios urbanos en Hunter College, CUNY. Originalmente de Shreveport, Louisiana, Todd ahora estudia estrategias de organización de trabajadores temporales en la ciudad de Nueva York.

Comments

comments