¿Qué le espera a la vida silvestre en los próximos cuatro años?
Blue whale. Todd Cravens, Unsplash

Los últimos cuatro años fueron de todo menos tiempos felices para la vida silvestre en los Estados Unidos. Además de los retrocesos específicos de las protecciones de la vida silvestre, la negligencia de la administración Trump en la política de cambio climático ha puesto en peligro aún más especies ya frágiles y los ecosistemas de los que dependen. Solo en su primer año en el cargo, las actividades del presidente Donald Trump llevaron a la Liga de Votantes de la Conservación a determinar que Trump merecía “algo peor que una F” en su boleta de calificaciones de protección ambiental. Los defensores de la vida silvestre a principios de este año llamaron a la administración Trump “la peor para la vida silvestre”.

Durante su mandato, Trump revirtió o debilitó más de 80 leyes y regulaciones que protegen el medio ambiente, incluidas 11 que abordan directamente la protección de la vida silvestre. Los estados y grupos ambientalistas han desafiado a muchos en los tribunales, lo que ha resultado en un puñado de reintegros, y algunos desafíos legales están en curso. En total, estas acciones forman una especie de lista de deseos para los defensores de la vida silvestre que buscan presionar a una nueva administración, una que idealmente marcará el comienzo de políticas de conservación más progresistas.

“Algunos de esos retrocesos están en litigio”, dice Noah Greenwald, director del programa de especies en peligro de extinción del Centro para la Diversidad Biológica. “Otras son cosas que vamos a presionar a la administración de Biden para que las restaure. En general, tenemos la esperanza de que al menos volveremos a donde estábamos. Repararemos el daño que hizo la administración Trump y, con suerte, superaremos un poco eso”.

Una de las transgresiones más atroces de Trump contra la vida silvestre fue la anulación de la Ley de Especies en Peligro de Extinción (ESA) en 2019. La administración Trump cambió la forma en que se aplica la ESA, emitiendo nuevas reglas que facilitan la eliminación de una especie de la lista, debilitan las protecciones para los animales incluidos como amenazados, dificultando que los reguladores tengan en cuenta los efectos futuros del cambio climático en las especies amenazadas, y que les permite a los reguladores considerar el impacto económico de incluir una especie en la lista de protección. La administración Trump también eliminó las protecciones de la ESA para los lobos grises, alegando que su número se ha recuperado adecuadamente, para consternación de los grupos de defensa de la vida silvestre que argumentan que la medida es prematura.

Más allá de la ESA, Trump también alivió las protecciones para los frágiles recorridos del salmón en el Valle Central de California; revocó una prohibición de municiones de plomo y aparejos de pesca en tierras federales; abrió refugios de vida silvestre en Alaska para la caza de depredadores; revocó las restricciones sobre las prácticas extremas de caza de trofeos en amplias franjas de áreas silvestres protegidas en Alaska; modificó las regulaciones de pesca para permitir mayores cosechas; levantó las restricciones de pesca comercial en una reserva marina de la costa este que alberga varios animales en peligro de extinción; y suavizó las restricciones que protegen al atún rojo del Atlántico; y una aplicación debilitada de la Ley del Tratado de Aves Migratorias.

La administración Trump también revirtió un montón de otras reglas de conservación, pero fueron restablecidas después de desafíos legales de grupos ambientalistas. Pero Trump aún no ha terminado. En los últimos días de su presidencia, está impulsando los arrendamientos de perforación en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, debilitando las reglas de seguridad de la perforación en alta mar, recortando las protecciones para el urogallo, y más.

Esa es la mala noticia. La buena noticia es que una nueva administración, una mucho más amigable con la política climática sensata y las protecciones progresivas para la vida silvestre, toma posesión en un mes.

En marcado contraste con Donald Trump, el presidente electo Joe Biden ha obtenido una puntuación de por vida del 83 por ciento en su Tarjeta de puntuación ambiental nacional de la Liga de Votantes de la Conservación. Las promesas de campaña de Biden incluyen el compromiso de no otorgar nuevos permisos de combustibles fósiles en tierras públicas; desarrollar un plan integral de $2 billones para abordar el cambio climático; y proponer protecciones para el 30 por ciento de la tierra y el agua del país para 2030, un plan llamado 30 para 30.

El historial de políticas de Biden puede insinuar qué más vendrá después del Día de la Inauguración. Como senador, Biden co-patrocinó proyectos de ley para prohibir el vertido de lodos y aguas residuales en el océano, aumentar los fondos para el Fondo de Conservación de Tierras y Aguas, proteger a los delfines de prácticas pesqueras nocivas y oponerse a la caza comercial de ballenas. Y su vicepresidenta electa, Kamala Harris, fue co-patrocinadora del Green New Deal.

La administración de Biden probablemente verá a los expertos como voces confiables, lo que hará que la ciencia una vez más sea la base de la formulación de políticas ambientales. “Una de las cosas que Biden ha dicho a menudo es que seguirá la ciencia”, dice Greenwald, quien espera que cuando los científicos adviertan sobre catástrofes venideras, como el informe de las Naciones Unidas sobre la acelerada tasa de extinción de especies en todo el mundo, la administración de Biden tomará medidas significativas.

En cuanto a la Ley de Especies en Peligro, Greenwald también tiene grandes expectativas: “Esperamos que la administración Biden promulgue algo que realmente fortalezca la implementación de la ley porque la ley en sí es bastante fuerte y está bien redactada, pero la implementación siempre ha sido problemática.”

Si sus tweets son una indicación, Biden puede estar a la altura de esas expectativas. “Durante décadas, la Ley de especies en peligro de extinción ha protegido de la extinción nuestra vida silvestre más vulnerable. Ahora, el presidente Trump quiere tirarlo todo por la borda. En un momento en que el cambio climático está llevando a nuestro planeta al límite, debemos fortalecer las protecciones, no debilitarlas ”, dijo recientemente el presidente electo a través de Twitter. Biden votó a favor de la aprobación de la Ley de especies en peligro de extinción de 1973, cuando era senador.

Los defensores advierten que estos retrocesos y revisiones no ocurrirán inmediatamente después del Día de la Inauguración. Cualquier cambio realizado a través de una orden ejecutiva se puede revertir mediante otra orden ejecutiva, pero el proceso de reglamentación federal, al que se rigen muchas de las acciones de Trump, es bastante engorroso y prolongado, e implica un período mínimo de comentarios públicos de 30 días intercalado entre la Oficina de Gestión y Presupuesto. El Congreso también puede revertir las reglas en virtud de la Ley de Revisión del Congreso o mediante una decisión judicial; nuevamente, son procesos que requieren mucho tiempo y que dependen de factores externos.

Y es probable que la nueva administración no se apresure a realizar cambios en las reglas sin una consideración cuidadosa y revisiones metódicas. “No quisiéramos sugerir que van a entrar sin análisis y simplemente decir, ‘estamos deshaciendo esto’. Eso crearía problemas”, dice Jacob Malcom, director del Centro para la Innovación en la Conservación de Defensores de la Vida Silvestre. “Tienen que al menos fingir que están leyendo los comentarios del público. En el caso de la administración Biden, en realidad esperaríamos que se tomaran ese trabajo en serio”.

Es más, Biden puede enfrentar desafíos del Congreso para aprobar legislación clave; Si bien los demócratas tienen la mayoría en la Cámara de Representantes, no sabremos el balance del Senado hasta que la segunda vuelta de las elecciones de Georgia concluya en enero. Aún así, la administración entrante ha dado a los defensores de la vida silvestre muchas razones para tener esperanza.

“Sabemos muy bien que la crisis de la biodiversidad está aquí y tenemos la esperanza de que esta administración entrante haga algo al respecto”, dice Malcom. “Tenemos la esperanza de que apliquen políticas y apoyen las leyes del Congreso que sean pasos reales para conservar la biodiversidad, ayudar a proteger el hábitat y proteger la vida silvestre”.

El Sierra Club aspira a que el nuevo gobierno de Joe Biden reforzará de nuevo las Leyes que protegen a la vida silvestre, y retomará con fuerza la lucha contra el cambio climático, así como la justicia medioambiental como política de gobierno.

Adaptación al español por Fabián Capecchi del artículo original de Megan Hill publicado en la revista Sierra.


CONTRIBUTOR

Fabián Capecchi
Fabián Capecchi

Fabián Capecchi es Sénior copywriter bilingüe. Su afición a la historia lo llevó a ser Director de investigación para el Museo del Transporte de Caracas, publicando tres libros y asesorando el blog de la Fundación. Ávido lector, escritor, gastronauta incansable y cinéfilo empedernido.

Comments

comments

MOST POPULAR